Un mundo feliz: la utopía de Huxley.

 

Imagina un mundo en el que los bebés crecen en probetas, no existe la guerra ni la pobreza, el gobierno suministra dosis diarias de droga, y el único Dios que existe es Henry Ford.

Estás imaginando Un mundo feliz, una sociedad maravillosa que divide a la población desde los Alfa hasta los Epsilones. El protagonista de la historia, Bernard Marx, nos muestra su visión acerca de la dictadura perfecta, aquella que se basa en altas tecnologías y el escape de la realidad por medio de drogas; Lenina Crowne, por otra parte, es el claro ejemplo de lo vanos y superficiales que podemos llegar a ser los seres humanos; sin gota de indiviualismo o raciocinio.

Un mundo feliz está considerada como una de las más grandes obras de ciencia ficción, es una novela inteligente, futurista y cruda. En muchos casos, si no es que en la mayoría, aborda las situaciones de manera realista y trágica a la vez, pues se basa en la manera de actuar de las masas.

Si te gusta la ciencia ficción, si conoces nombres como Karl Marx o Lenin, o si sencillamente sientes curiosidad por saber qué pasaría en un mundo cómo éste, te recomiendo ampliamente leer esta obra de Aldous Huxley.

CelesteCastillo

Estudiante de ingeniería. Literata neófita y aficionada al cine profesional. Lectora insaciable, videojugadora; otaku y comiquera de closet. Tecnología, innovación, ecología y moda. Defensora de los animales. Orden de Merlín, primera clase. Tweets a lo loco @CelesteCastillo

1 Response

  1. sophiegadget dice:

    Suena interesante, talvez me de un chance y lo lea